Organizaciones miembros de la CCONDEM

 

 

 

 

 

 

UN HOMENAJE INTERCULTURAL A LA DECIMA ESMERALDEÑA EN EL DIA DE LOS HUMEDALES

“PAREN LA MANO CARAJO”

Señores paren la mano
Ya no tumben el manglar
No contaminen los ríos
La concha se va acabar…


En conmemoración del día mundial de los humedales, el 2 de febrero, en el Centro de Comercialización y Revalorización de la Cultura del Ecosistema Manglar: Martín Pescador, un despliegue de música y poesía rindió homenaje a la Décima Esmeraldeña y al Decimero del Pueblo: Linver Nazareno Castillo. La poesía al ecosistema manglar, a los ríos, mares y lagunas; a las cascadas, a los guaduales y guandales fueron la tónica de la noche del sábado.

Con los arrullos del grupo de mujeres afro Yemanyá, arrancó la jornada. Le siguieron los amorfinos de Alexandra Cusme y Dumas Mora, montubios de la provincia de Manabí, luego la poesía de Irma Bautista, Amada Cortés y Jenny Nazareno de la provincia de Esmeraldas, arrancaron los aplausos y felicitaciones de los presentes. La compañera Nancy Bedón de la Unión de Organizaciones Campesinas de Esmeraldas compartió la poesía “Mujeres como tu”, las canciones de Sonia España y Karina Clavijo precedieron las presentaciones del cantautor manabita Antonio Pico y de Daniel Betancur Calvo. El grupo folklórico Samayruna regaló al público danza y poesía de la serranía ecuatoriana.


Grupo Yemanyà

Alexandra Cusme y Dumas Mora, montubios de la provincia de Manabì.
El acto central del evento fue la presentación del CD de décimas “Paren la Mano Carajo” de autoría de Linver Nazareno Castillo, documento poético musicalizado por el maestro Lindberg Valencia Zamora. El disco contiene 11 décimas dedicadas a lo humano y lo divino, su principal sentido está en la defensa del ecosistema manglar y los derechos de sus pueblos ancestrales.


Linver Nazareno (Decimero del Pueblo) y Lindberg Valencia (Productor y mùsico).
En noviembre del año 2012 Limber Nazareno Castillo recibió el premio Illesca de Oro, en reconocimiento a su arte y lucha incansable por la libertad de su pueblo, frente a la destrucción del territorio por la acuacultura industrial del camarón.

Los viejos siempre decían
Que mi Dios bajito estaba
Y que del cielo venían
A dormir en el manglar
Que conchas comíamos todos
Nadie la pasaba mal
Que las especies que habían
Si las supieron cuidar
Señores paren la mano
La concha se va acabar.


Memoria fotogràfica "Homenaje a la Dècima Esmeraldeña"
COMUNICACIONES
CENTRO MARTÌN PESCADOR
Centro de Comercialización y Revalorización de la Cultura del Ecosistema Manglar “Martín Pescador”. ©2013.

1.5